Masaje relajante

27 mayo 2014





¡Holaaa!

¿Os gustan los masajes?

Si os gusta darlos y no sólo recibirlos, aquí os traigo un resumen de un artículo que encontré en esta página www.uncafelitoalasonce.com y algunas aportaciones mías =P


Es un artículo sobre cómo dar un masaje RELAJANTE, para nada os va a quitar contracturas ni ninguna afección que tengáis, para eso están los profesionales y es mejor no intentar imitarlos, porque puede salir mal.

Siempre es agradable llegar a casa después de un día duro y que te den un pequeño masajito.

De momento, os voy a hablar del masaje de cuello,hombros y espalda.

Para que sea lo más agradable posible, hay que tener en cuenta varios factores:





Entorno

  1. Debe ser tranquilo, agradable, sin distracciones. 
  2. Sería ideal utilizar iluminación suave. Yo aconsejo poner velas. 
  3. Poner música relajante (podéis utilizar esta o buscar la adecuada en www.brainwavelabs.com) . Mejor que sea instrumental, puesto que la voz podría distraer, aunque esto es a gusto de cada uno. 
  4. Situar todo lo que podamos necesitar a mano: toallas, servilletas, cremas, aceite. 
  5. Dejar el teléfono desconectado
  6. Mantener una temperatura agradable en la habitación. 
  7. También podéis poner algo de incienso o algún ambientador suave. Preguntad a la persona qué es lo que prefiere, ya que todo esto es para ella. 



Materiales

  1. Toallas para tapar las zonas que no estemos masajeando y evitar la sensación de frío
  2. Servilletas para limpiar exceso de crema o aceite. 
  3. Crema o aceite para masaje. La crema puede ser cualquiera tipo hidratante (body milk). Tiene la ventaja de que es fácil de dosificar, no mancha demasiado y se absorbe por la piel con facilidad. El aceite es cómodo para dar masajes porque se absorbe más lentamente, con lo cual puedes utilizar muy poco para abarcar una zona muy amplia. No obstante es más resbaladizo, mancha más y es más fácil pasarse de cantidad y aplicar demasiado. 


Posición

Si queremos centrarnos en el cuello y los hombros, lo mejor es hacerlo sentado frente a una mesa. La silla debe ser cómoda y fija, con respaldo bajo para permitir que el masajista acceda a la espalda y cuello. Utilizar almohadas, cojines y lo que sea necesario para lograr una posición agradable. Quien recibe el masaje debe probar la postura unos minutos para asegurarse de que es realmente cómoda.

Y si lo que queremos es masajear toda la espalda, lo mejor es tumbarse y que la persona que va a dar el masaje se siente encima o a un lado. Si puede ser en una camilla alta, mucho mejor. Y yo aconsejo poner un cojín en la frente y otro en el pecho, para poder respirar bien sin tener que girar la cabeza.

Técnica de masaje

La técnica es algo que hay que ir practicando. Para eso, aquí os dejo una serie de consejos:

  • Utilizar, alternando, la mano entera, la punta de los dedos o los nudillos. 
  • Ayudarse del movimiento del cuerpo para dirigir las maniobras. Hay que aprender a repartir el esfuerzo y ayudarse del impulso del cuerpo y de las piernas. 
  • Practicar las maniobras básicas sin miedo: roce superficial, profundo, amasamiento. Realizarlas de forma suave. El propio contacto es agradable y relajante, no hay necesidad de aplicar mucha fuerza. Poco a poco aumentar intensidad,siempre preguntando a la persona si resulta agradable. 
  • Mantener el contacto físico: una vez que empieza el masaje siempre tiene que haber una mano en contacto con quien recibe el masaje. Si separamos las dos manos, se rompe la secuencia. 
  • Evitar relieves óseos y articulaciones (omóplato, columna vertebral…). Maniobras muy superficiales por esas zonas. 
  • Las maniobras lentas y profundas son más relajantes. 
  • Ante la duda: no forzar, pero tampoco quedarse cortos. Hay que ir con precaución, no con miedo. Maniobras muy superficiales pero continuas, lentas. 
  • Duración: a gusto del consumidor, pero con 5-10 minutos bien hechos se puede conseguir desconectar del cansancio del día. 

Ejemplo de secuencia de masaje en estos vídeos:

Nuca, trapecio y hombros



Espalda



Finalización del masaje

Terminar la secuencia de masaje con maniobras cada vez más superficiales, rápidas y generales. Quien ha recibido el masaje debe permanecer todavía un tiempo inmóvil y más tarde empezar a levantarse con suavidad. Una ducha es un complemento ideal para culminar la relajación.

Contraindicaciones


Hay casos en los que no se debe realizar el masaje. Por ejemplo si hay:

- Fiebre.
- Infección.
- Inflamación.
- Si resulta doloroso o desagradable.
- Historia previa de vértigos, mareos, problemas de cervicales… Consultar con un médico.
Y esto es todo! =)

¿Os animáis? ¿Lo habíais probado ya? Contadme vuestra experiencia! =P

Un beso!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estaré encantada de que dejes tu comentario diciéndome qué te parece la entrada :)

Me paso por los blogs de cada persona que comenta, así que no hace falta que dejes el link a tu blog, ya que Google nos puede penalizar a ti y a mi. Un beso y gracias por comentar!

Heart It Google+ Bloglovin